Un sueldo municipal superior al del alcalde (Un superpasivo laboral)

20 enero, 20160
dinero-quemado-1.jpg

“Un sueldo municipal superior al del alcalde”. Así titula un periódico gallego la noticia, publicada en enero de 2016, en relación con el sueldo de un 97.250 euros anuales del encargado de la futura empresa gestora del servicio municipal de mantenimiento de la iluminación y túneles en una importante ciudad gallega.

Su sueldo no solamente es superior al del alcalde de la ciudad, también es sustancialmente superior al del presidente de la Xunta (66.923,04 euros) y al del presidente del gobierno que cobra 78.185 euros. En definitiva este encargado del servicio de mantenimiento de la iluminación y túneles cobrará 19.065 € más al año que el presidente del gobierno de España.

Nada tenemos que objetar a que una empresa privada pague los sueldos que considere conveniente a sus empleados pero harina de otro costal es que hipoteque a un ayuntamiento al obligar el contrato a su subrogación.

La situación analizada en la noticia es ya verdaderamente compleja; obviamente derivada de la falta de control de su contrata por parte del ayuntamiento. Si este “empleado” tiene derecho a ser subrogado se tiene que respetar en principio sus condiciones laborales, incluido su salario. Era en momentos anteriores cuando se debía haber controlado a la contrata y no se hizo. Se debería haber trabajado más el pliego de condiciones y controlado el personal que se adscribió al servicio.

Seamos positivos. Extraigamos una enseñanza

La Administración debe contemplar en todos los concursos públicos, en los que existe la subrogación de personal entre las contratas, el control de los pasivos laborales que las mismas pueden generar. Si no lo hace al final son los contribuyentes los que terminan pagando ese desinterés. Muchas veces los responsables de estos contratos públicos, una vez adjudicado el servicio, se desentienden del mismo. Otras veces, se centran en controlar horas cuando él mayor daño lo pueden hacer las contratas adscribiendo personal a los centros de trabajo y fijando sueldos sin ningún control. Otros, y lo decimos por experiencia, empiezan a preocuparse por los pasivos laborales, si bien es cierto que aun son los menos.

Sirva este lamentable ejemplo de falta de control para reafirmarnos en la necesidad de controlar los pasivos laborales que pueden generar las contratas. Estas situaciones se pueden evitar y ese es el trabajo de Pilot CCS. No nos cansaremos de repetirlo aunque muchas veces no seamos escuchados por las distintas Administraciones.

LOCALIZACIÓN

Trabajamos en España y Portugal



RR.SS.

Síguenos

Todas nuestras novedades en nuestras redes sociales y en la sección de Noticias.